Técnicas de productividad y organización personal para tus vacaciones

Organización personal

Llegan las vacaciones de Semana Santa y ya estamos pensando qué vamos a hacer en estos días. Tareas del hogar que tenemos atrasadas, realizar un viaje, disfrutar con la familia y amigos y muchos más planes se presentan en estos días que el trabajo queda en un segundo plano.

Pero muchas veces nos encontramos con un gran problema, cargamos nuestra agenda de miles de tareas y finalmente acabamos no cumpliendo la mayoría. ¿Por qué pasa esto?

No, no es fruto de la casualidad, hay una ciencia detrás de la simple planificación que podemos realizar para nuestros días de vacaciones, existe un por qué ante el cumplimiento de tus tareas y una metodología probada para cumplir estas con éxito.

Planificar el tiempo de ocio

En vacaciones nos gusta tener una mayor libertad, no planificar nuestro tiempo. Pero, si planificamos nuestro tiempo de ocio podemos desconectar más de las tareas pendientes incluso disfrutar más de nuestro tiempo libre.

De esta manera, podemos gestionar nuestro tiempo dedicado a tareas pendientes del hogar o demás labores alrededor de los descansos y no al contrario. Además, tengamos presente que disfrutar de estos momentos de ocio, relajarnos y descansar nos hará ser más productivos a la vuelta de las vacaciones en nuestro puesto de trabajo.

Y por qué no, establecer la fecha de nuestras próximas vacaciones, de forma que tengamos un objetivo por el que dejar cerradas tareas cada día. Pues, antes de unas vacaciones, buscamos dejar todas las tareas cerradas para no tener preocupaciones durante los días de descanso.

Elementos a considerar para mejorar la productividad

Organización personal

GESTIONAR MI TIEMPO

Cuando nos decidimos por comenzar utilizar e implementar la productividad en nuestro día a día, debemos en primer lugar hacer un análisis de nuestro yo actual. Es decir, qué elementos de nuestra vida intervienen en nuestra gestión del tiempo.

De esta forma, llegamos a los siguientes elementos:

Eliminar tiempos muertos

La mayor parte del tiempo de nuestros días lo perdemos con pequeñas acciones a las que quizá estemos acostumbrados y no damos importancia. Estas finalmente, acaban alejándonos de nuestros objetivos diarios y nos hacen perder la concentración.

¿Qué consecuencias tiene esto? Alejarnos de nuestros objetivos diarios no significa que nuestra mente no siga pensando en ellos, todo lo contrario. Por lo que estos tiempos que no aportan nada pueden provocar estrés, ansiedad e incluso desmotivación.

En la mayoría de los casos, los elementos que nos hacen distraernos cada día son:

  • Series en streaming.
  • Redes sociales.
  • Páginas de ocio.
  • Email.

En definitiva, como vemos, los elementos que podemos encontrar en nuestro Smartphone. Ahora es el momento de actuar sobre estos “ladrones del tiempo” y comenzar a gestionar nuestro tiempo de forma efectiva. Un buen inicio puede ser llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Cuando entramos en una red social, en una web o en cualquier medio, lo hacemos con un propósito, aunque finalmente acabamos distrayéndonos con otros que no tienen nada que ver. Por ello, recordemos este propósito.
  • Desactivar todas las notificaciones de nuestros dispositivos móviles y marcar aquellas horas del día en las que podemos utilizarlos.
  • ¿Utilizamos realmente las redes sociales, páginas, etc… que son indispensables para nuestra vida?

Determinar prioridades

Cómo hemos comentado en apartados anteriores, cuanto tomamos nuestras vacaciones nos encontramos con tareas pendientes, amigos y familia a la que visitar, etc… Pero, ¿tenemos tiempo para todos?

Esta pregunta es muy difícil de responderla, por ello llevaremos a cabo una distinción muy sencilla. Separar lo urgente de lo importante, establecer prioridades:

  • Urgente: aquellas acciones o tareas cuyo margen de tiempo es muy reducido y requieren de una atención rápida.
  • Importante: aquí se recogen aquellas tareas cuya realización tendrá consecuencias positivas, y su no realización hará que suframos graves consecuencias.

Trucos para mejorar tu efectividad personal

Planificar nuestro día antes de que empiece

De la misma forma que planificamos con días de antelación nuestros viajes, una reunión de trabajo y muchas más situaciones, ¿por qué no planificamos de la misma forma un día de vacaciones?

Con esto queremos decir que te ayudará a conseguir tus objetivos diarios saber cuáles son estos para cada día. Si el lunes por la noche sabemos con exactitud qué objetivos tenemos que cumplir durante el martes y las tareas necesarias para ello, el día irá mucho más fluido, la concentración estará más presenta y no tendremos tiempos muertos.

No te preocupes, no tendrás que comprar agendas ni libretas para anotar cada noche las tareas del próximo día. Existen múltiples herramientas para planificar nuestra rutina diaria.

 

IDENTIFICA QUÉ HERRAMIENTAS DIGITALES ACTUALES DE PRODUCTIVIDAD SE ADAPTAN MEJOR A TUS NECESIDADES

 

 

A qué hora te levantas cada día

Pongámonos en situación, estamos de vacaciones y no queremos madrugar al igual que cada día de trabajo. Te entiendo perfectamente, pero si descubres cómo afecta esto a tu felicidad cambiarías de opinión al igual que yo.

Madrugar cada día para comenzar el desarrollo de nuestros objetivos lo antes posible hará que antes del mediodía tengamos un porcentaje de desarrollo de los mismos muy alto. Esto aumenta nuestra satisfacción personal y la felicidad que sentimos al final del día. Además, si empezamos por las peores tareas, quedarán aquellas sencillas y livianas para los momentos en los que la concentración comienza a ser escasa.

El deporte nos da vida, y tiempo

Sí, toca movernos y mejor si lo hacemos a primera hora del día. Hacer deporte para empezar nuestro día nos activa, mejora nuestro humor y es saludable por lo qué, ¿qué excusa tenemos para no hacerlo?

Aumenta nuestra productividad y nos ayuda a mantener un estilo de vida saludable.

La regla de los 2 minutos

A lo largo del día se nos pueden presentar cientos de pequeñas tareas que acabamos dejando para más tarde y finalmente nos terminan ocupando una gran parte de tiempo. Por ello podemos utilizar la regla de los dos minutos:

“Si te aparece una tarea o algo que hacer y puedes hacerlo en menos de 2 minutos, ¡hazlo!

 

 

APRENDE A DISEÑAR UN PLAN DE ORGANIZACIÓN PERSONAL APUNTANDO A TUS OBJETIVOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *