De los 15 a los 18 años, la edad ideal para entrenar las habilidades comunicativas y sociales

La adolescencia es una época rápida e intensa. Una época que moldea a tus hijos como personas y que sirve para que estos construyan su personalidad y habilidades de cara al futuro. Pero es mucho más que eso: es una época de cambios y aprendizaje que quedará en el recuerdo de todos. ¿O a quién no le gustaría volver a su adolescencia?

En esta etapa “ocurren cambios rápidos y de gran magnitud, que llevan a la persona a hacerse tanto biológica, como psicológica y socialmente madura, y potencialmente capaz de vivir en forma independiente. Son tareas del desarrollo de este período, la búsqueda y consolidación de la identidad y el logro de la autonomía”, explica Verónica Gaete en el artículo Desarrollo psicosocial del adolescente.

Como bien explica Gaete, entre los 15 y los 18 años los niños desarrollan y mejoran aspectos y habilidades de su personalidad como la expresión, los hábitos de trabajo y estudio, las aficiones, su identidad, estabilizan sus emociones y construyen relaciones sociales más sólidas.

Es por eso que este período comprendido entre los 15 y los 18 años es una etapa ideal para entrenar y reforzar habilidades comunicativas, sociales y de organización y enfoque personal. ¿Quieres saber con más detalle?

Entre los 15 y los 18 años los adolescentes mejoran su manera de expresarse

A partir de los 15 años las personas son capaces de hablar con frases más largas y con estructuras más complejas. Asimismo, pueden recurrir a ideas y términos abstractos a la hora de comunicar.

En este período se enfrentan por primera vez a hablar en público ante compañeros de clase y ante compañeros de actividades extraescolares, por lo que es un momento clave para vencer la timidez, controlar los nervios y desarrollar las habilidades comunicativas.

Entre los 15 y los 18 años los adolescentes establecen sus primeros hábitos de vida

Por primera vez en su vida los adolescentes han de establecer hábitos y prioridades que les permitan llegar a todo: estudiar para los exámenes finales, disfrutar de sus aficiones, quedar con amigos…

Por eso, en esta etapa las personas asientan sus primeros hábitos y rutinas diarias en relación a horas para estudiar, para trabajar, para descansar, para comer, para el ocio y para socializar.

Por ejemplo, ¿sabías que en este período los adolescentes necesitan dormir y comer más? Según explica la profesora (y madre) Amanda Morín, en esta etapa los niños crecen y sus necesidades alimenticias y de sueño se multiplican. Estas dos necesidades básicas afectan al rendimiento escolar si no se cuidan bien.

Algunos adolescentes establecen sus hábitos de manera automática y de forma inteligente, pero muchos otros casos estos necesitan aprender a distribuir tu tiempo y sus esfuerzos de forma razonable, así como encajar en su día a día ejercicio físico, buena alimentación, ocio, familia y amigos.

 

CONSULTA TODOS NUESTROS TALLERES PARA ESTUDIANTES Y ADOLESCENTES

 

Entre los 15 y los 18 años los adolescentes tienen lazos emocionales más profundos con amigos y parejas

La adolescencia es uno de los períodos en los que niños y niñas pasan más tiempo con sus grupos de amigos. Además, entre los 15 y los 18 años se establecen lazos emocionales más profundos con amigos y parejas. Se producen los primeros noviazgos, las primeras rupturas y a veces hay inestabilidad en las relaciones debido a la compleja lucha de personalidades de este período.

Aunque la amistad es uno de los valores más importantes del mundo y las personas se relacionan entre sí todos los días y a todas las horas, no todo el mundo sabe efectuar una correcta gestión de las relaciones. En muchas ocasiones es importante aprender a generar nuevas relaciones y a cuidar las que ya se tienenY nada mejor que hacerlo cuando las primeras relaciones empiezan a cimentarse.

Entre los 15 y los 18 años los adolescentes autorregulan sus emociones

Los cambios de humor, las risas, los llantos y el estrés están son el día a día de muchos adolescentes. Al principio de esta etapa hay un cambio continuo de las emociones, pero también se autorregulan y estabilizan a medida que los niños y niñas crecen.

En numerosas ocasiones es necesario orientar al adolescente a controlar su estrés y su humor, de manera que estos dos elementos no interfieran en el resto de habilidades y emociones en el día a día.

Entre los 15 y los 18 años los adolescentes buscan su identidad

La adolescencia es el paso entre la vida de niño y la vida adulta. En esta etapa se toman las primeras decisiones importantes como qué estudiar o qué profesión elegir. También han de enfrentarse a sus primeras entrevistas (para acceder a una Universidad privada, para conseguir una beca, para lograr un primer trabajo…).

Pero para muchos las cuestiones como qué estudiar o a qué dedicarse son imposibles de responder. Y nadie está lo suficientemente preparado para ponerse por primera vez delante de un entrevistador o de un responsable de recursos humanos.

Con el objetivo de facilitar la respuesta a estas preguntas es necesario que el adolescente indague en sus motivaciones, saque a la luz su talento, desarrolle una identidad propia que le permita diferenciarse del resto, aprenda a preparar un CV ganador o afrontar una entrevista de trabajo.

Entrena tus habilidades con Despiertoos

En Despiertoos ayudamos y orientamos a estudiantes de ESO y de bachillerato a desarrollar sus destrezas en comunicación, organización personal y gestión de emociones y relaciones. El programa se compone de diferentes contenidos, entre los que se encuentran temáticas como hablar en público, productividad y organización personal o gestión de relaciones.

 

¡IMPULSA EL DESARROLLO PERSONAL Y PROFESIONAL DE TUS ESTUDIANTES!